LAS MUJERES DE IRÁN

LAS MUJERES DE IRÁN

Tu tarea no es buscar el amor, sino buscar y encontrar las barreras dentro de ti mismo que has construido contra él.

( RUMI) .

 

En cuanto dices que vas a Irán todo el mundo se apresura a hablarte de la situación de la mujer en este país, salen ordas de expertos en género Iraní y se abre debate de cómo liberarlas.

Muchas veces la pregunta es de este tipo ” ¿cómo puedo viajar a países machistas? “, como si del  que  proveo no tuviera esta lacra universal. Y como dice mi amiga Carlota como si no tuviésemos suficiente faena dentro.

Por desgracia, el machismo no es un fenómeno cultural, ni religioso, económico o étnico, sino que es fruto de un sistema desigual de poder y por lo tanto ningún país se libra de esta gran lacra social.

Lo que difiere unos países de otros son las leyes y su efectiva protección de este colectivo y el nivel de consciencia personal. Me he sorprendido muchas veces con mis propios machismos o con conductas de este tipo a mi alrededor en gente que se consideraba muy feminista. En muchos países estamos intentando pasar de considerarlo un asunto doméstico a un asunto público, he visto cómo en países con escasa protección legal los vecinos  acudían corriendo a la casa de una vecina que estaba siendo agredida para impedirlo. O cómo una red de mujeres ofrecen el apoyo que el sistema no presta.

En Irán la ley la rige la Sharía o ley islámica la cual es muy extricta por no llamarla limitante con la mujer, se impone un código muy marcado de vestimenta en el que yo siempre sentía que estaba al límite, es difícil cubrir todas tus curvas y el pelo. Como código impuesto muchas mujeres también bordean el límite de lo legal, reclamando su cuota de libertad y expresión. Está prohibido hasta pintarse las uñas, escondiéndoselas en ocasiones en manos enguantadas.

Las mujeres de Irán frente a este panorama aun despiertan mucho más mi admiración, ya que frente a un medio muy complicado y en ocasiones hostil, pelean reclamando la igualdad y su cuota de vida pública que les iguale a los hombres. Es fascinante ver cómo incluso se llegan a disfrazar para entrar en ámbitos sólo permitidos a los varones.

Las mujeres que he conocido en este tercer viaje me confirman la rebeldía, fuerza y lucha de estas grandes mujeres, me hace ver mi ridiculez de activismo de sofá con mis opiniones repetidas no acompañadas de acciones. Aquí muchas mujeres se la juegan cada día, entrando en sectores en las que son rechazadas, dominando las cuotas universitarias, rechazando casarse a edades más tempranas, no sintiéndose obligadas a tener hijos, las niñas aprenden idiomas con la convicción de buscar un futuro mejor en el que tengan su propia autonomía, y muchas se juegan su libertad diarias, ya que hay gente vigilándolas para según ellos protegerlas, en un giro terrible de cinismo.

He conocido mujeres ingenieras como la maravillosa Soheila, la cual estudió embarazada y está luchando por incorporarse a un mercado laboral que la discrimina por su doble condición de mujer e iraní, sus maravillosas alumnas,  con su fuerza y espontaneidad, las cuales nos invitaron a compartir una jornada con su extensa familia, y donde nos hicimos promesas de vernos en su edad adulta.

Roya la cual perdió a su familia y la cual pelea a diario trabajando en lo que puede y soñando colocarse como traductora. Las mujeres fuertes de la montaña zoroastristas que sacan adelante a sus familias con sonrisas y chapurreos de inglés, farsi y su propio dialecto.

Las mujeres y niñas Iraníes son fuertes y decididas, cuando hablan algo de inglés y te las encuentras se separan de su grupo y comparten con nosotras unas frases, unos momentos, unos “ailovyus” y buenos deseos, nos reímos con los selfish, nos dedicamos piropos y nos separamos con esas sonrisas limpias que no te dejan cerrar la boca.

Mi admiración por ellas crece mientras sus padres las miran con orgullo a lo lejos, porque de aquí vendrá la esperanza de un cambio de mundo. Les brillan los ojos hablando de sus sueños y me hacen pensar que gracias a ellas, seguramente otro mundo es posible y esto me hace no perder la esperanza. Porque la  “Sororidad” será esa cuchara que palada a palada aunque no conseguirá cambiar la montaña sí que podrá empezar a cambiarla. GRACIAS.

 

Nombre (requirido)

Email (requirido)

Título

Tu mensaje

11 respuesta a “LAS MUJERES DE IRÁN”

  1. Que precioso, tener la.energia de las.mujeres, so somos la energía más bonita y más fuerte del mundo generamos muchísimo amor y juntas podemos conseguir que este mundo cambie.

  2. Dear Eva,

    We found you as special and very inspiring person. Thanks for being with us and sharing your smile and your inspiring presence with us in Iran.

    Love, hug and may kisses.
    Zinat

    1. Thank you Zinat, we had luck travelling with Irantourbycar It was a wonderful experience, Abbas and Mustafa were great and we are going to remember always this wonderful trip. I am looking forward to meet you, was a pleasure to knew you, and i hope we can meet in futures trips. Kisses a lot.

    1. Gracias Ana, es que una vez que se las conoce no deja de doler los terribles prejuicios que existen sobre ellas en nuestro sobrado mundo occidental. Ya nos gustaría aquí tener la apertura mental que tienen ellas, nunca me sentí juzgada ni etiquetada, al contrario sentí aceptación y amor desinteresado. Un país que se te mete dentro.

  3. Mujer iraní inteligente tenaz luchadora .En sus ojos se refleja esa mirada transparente de bondad y a su vez gritando libertad a tanta imposición cruel ,inhumana .Ellas poco a poco avanzan sin miedo un porcentaje muy alto son universitarias pañuelos a mitad de la cabeza pantalón y casacas más ceñidas mujeres q viajan en el metro con los hombres ….ellas lograrán con su lucha sin miedo hasta conseguir sus metas

    1. Gracias Asun por tu comentario qué afortunadas hemos sido las dos de poder conocer a las fuertes mujeres persas, un montón de estereotipos se nos caen al poder hablar y compartir con ellas. Nuestra admiración por ellas es de sentido común.

  4. Eva guapa! Me encantó tu óptica que se define en admiración y elogio a estas bravas guerreras. Y me reí de mi m7sma con lo de activismo de sofá 🤣!!!

    1. Es que a veces nos olvidamos que lo que nos hagan a una nos hacen a todas, y esa manía que tenemos en occidente de ponernos de ejemplo de lucha y feminismo es ridícula, cómo se nos llena la boca juzgando la sumisión de la mujer musulmana etiquetando todo lo que forma parte de su cultura como machismo, más nos valdría escuchar y apoyar en las luchas por la igualdad a nuestras hermanas.

  5. La verdad es que criticamos mucho la situación de las mujeres en esos países, pero rápido hemos olvidado que nuestras madres, no hace tanto tiempo, necesitaban la firma de sus maridos para abrir una cuenta corriente.
    Menos mal que las mujeres somos la fuerza que mueve el mundo y nunca podrán con nosotras.

    1. Así es nos mueven las situaciones de injusticia lejanas como si fuéramos ajenas a ellas y a veces nos vemos las más cercanas, mucho por aprender. Las mujeres de Irán unas luchadoras del día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *