EL VIRUS NO EXISTE, SON LOS PADRES.

Esta mañana me levanté con esta frase martilleándome la mente. Ayer a las 21:45 la gente corría para llegar a casa antes de que llegara el toque de queda. Es curioso la rápida normalización de cosas que si nos las cuentan hace unos meses nos hubiera despertado una carcajada, por absurdo e improbable.

Cuando volvía de mis viajes a Irán los «supuestos expertos» de Oriente Medio me hablaban de la conformidad de la población con la dictadura, de la pasividad de sus gentes. De la ignorancia y sometimiento de sus mujeres.

ABYANEH (IRÁN)

Y en unos meses, en un ejercicio de justicia poética, aquí nos hallamos, con el alcohol y el tabaco prácticamente prohibido en nuestras calles, todos embozados en nuestras mascarillas, y con diferentes libertades y derechos que considerábamos básicos, gravemente restringidos.

Niños Afganos en Kerman (Irán)

Ayer las patrullas de policía vagaban por las noche con las luces apagadas, en un extraño juego del escondite inglés, donde hasta bajar la basura puede ser considerado un delito.

Tabriz (Irán)

Se ha inventado una palabra, un «totum revolutum» para denominar a los villanos de esta película , «Negacionistas», un cajón desastre para enfrentar a las personas en dos movimientos opuestos. «Propandémicos» acusan unos, contra «Negacionistas» en el otro extremo. Una polarización que lleva a conflictos a pequeña y gran escala. Y donde el fanatismo acampa a sus anchas, creyendo la mayoría, estar en posesión de la cotizada y denostada «VERDAD».

Hemos desconectado el sentido común y estamos delegando y aplazando, nuestra capacidad de analizar y cuestionar los asuntos que nos afectan en el día a día.

Conformismo, seguimiento ciego de la corriente, obediencia sin ninguna reflexión ni objeción, deseo feroz de pertenecer a un grupo humano unido y compacto…

AMOS OZ (Queridos Fanáticos)

Todo esto ha llevado a una infantilización de la población. SE HA IMPUESTO «EL POR TU BIEN» Y «AUNQUE TÚ NO LO ENTIENDAS» Y toda la población hemos hecho una regresión a nuestra infancia , Donde las autoridades e incluso algunos vecinos (que se han creído con derecho), se han convertido en nuestros padres y se han puesto a opinar y decidir nuestros horarios, hobbies, vida social y decisiones.

BAM (IRÁN)

¿Y cómo puede ser que hayamos vuelto tan rápidamente a esta infancia?, ¿no será que es que aún no nos habíamos independizado?.

Cómo estamos viviendo esto, nos habla de nuestras propias historia, condenados a repetirla hasta que seamos personas libres e independientes.

Tabriz (Irán)

¿Yo como era en mi infancia?, ¿era una niña obediente?, ¿me cuestionaba las órdenes?, ¿me independicé verdaderamente de mis padres?. ¿Ellos decidían mi vida? ¿Lo siguen haciendo?.

¿Le debo la vida a mis padres?.

¿Es mi obligación cuidarles?.

¿ hicieron las cosas por mi bien?.

¿Tengo que agradecer lo que me han dado?.

¿Aunque hicieron cosas mal eso me ayudó en la vida?.

¿Qué tengo que llenar sus vacíos afectivos?

¿Acompañarlos por su falta de amigos?.

¿Que una bofetada a tiempo no hace daño?.

Bam (IRÁN)

Si tu respuesta es sí a alguna de las preguntas, y aún a riesgo de ponerme en una diana. Estas serían las respuestas de la buena hija, de la obediente. Y por lo tanto aun estarías en una situación de dependencia. Nuestros hijos e hijas tienen todo el derecho a vivir su propia vida, sin deudas, ni sentimientos de culpa. Tienen el derecho a emanciparse de una vez por todas.

En muchas ocasiones, el hijo cuyos padres «se sacrificaron por él», está condenado a llevar durante toda su vida el pesado yugo del sentimiento de culpa…es más a quien es capaz de sacrificarse de forma entusiasta, no le resultará difícil sacrificar a otros. (Amos Oz)

Cómo reaccionamos a la pérdida de libertades que estamos teniendo, es cómo reaccionábamos en nuestra infancia, tenemos una oportunidad de oro para hacerlo de otra manera. Para LIBERARNOS.

Shiraz (Irán) El guardián de la Mezquita nos riñó por la caída del pañuelo, nos reímos juntas.

ES UNA CUESTIÓN DE SUPERVIVENCIA

…el impulso de seguir la corriente y de pertenecer a la multitud son el caldo de cultivo de los fanáticos…el que adora renuncia a la individualidad. Amos Oz.

Las circunstancias nos están dando una oportunidad de oro para encontrar la paz, para resolver viejos asuntos, para excavar bien adentro. Para ser dueñas de nuestras vidas. Para redescubrir que cuando nacimos ya lo teníamos todo, que éramos seres completos y únicos.

Isfahan (Irán)

Termino con una escena de «LA VIDA DE BRIAN», ya que desde la risa, podremos llevar a cabo, esta revolución silenciosa.

Brian el Salvador se dirige a la multitud.

-¡Todos sois individuales!! Sí, grita la multitud, ¡Todos somos individuales!

-¡Todos sois diferente!, ¡Sí, todos somos diferentes!

Y un hombre, en medio de la multitud dijo,

«YO NO».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *