EL VIRUS NO EXISTE, SON LOS PADRES.

Esta mañana me levanté con esta frase martilleándome la mente. Ayer a las 21:45 la gente corría para llegar a casa antes de que llegara el toque de queda. Es curioso la rápida normalización de cosas que si nos las cuentan hace unos meses nos hubiera despertado una carcajada, por absurdo e improbable.

Cuando volvía de mis viajes a Irán los «supuestos expertos» de Oriente Medio me hablaban de la conformidad de la población con la dictadura, de la pasividad de sus gentes. De la ignorancia y sometimiento de sus mujeres.

ABYANEH (IRÁN)

Y en unos meses, en un ejercicio de justicia poética, aquí nos hallamos, con el alcohol y el tabaco prácticamente prohibido en nuestras calles, todos embozados en nuestras mascarillas, y con diferentes libertades y derechos que considerábamos básicos, gravemente restringidos.

Niños Afganos en Kerman (Irán)

Ayer las patrullas de policía vagaban por las noche con las luces apagadas, en un extraño juego del escondite inglés, donde hasta bajar la basura puede ser considerado un delito.

Tabriz (Irán)

Se ha inventado una palabra, un «totum revolutum» para denominar a los villanos de esta película , «Negacionistas», un cajón desastre para enfrentar a las personas en dos movimientos opuestos. «Propandémicos» acusan unos, contra «Negacionistas» en el otro extremo. Una polarización que lleva a conflictos a pequeña y gran escala. Y donde el fanatismo acampa a sus anchas, creyendo la mayoría, estar en posesión de la cotizada y denostada «VERDAD».

Hemos desconectado el sentido común y estamos delegando y aplazando, nuestra capacidad de analizar y cuestionar los asuntos que nos afectan en el día a día.

Conformismo, seguimiento ciego de la corriente, obediencia sin ninguna reflexión ni objeción, deseo feroz de pertenecer a un grupo humano unido y compacto…

AMOS OZ (Queridos Fanáticos)

Todo esto ha llevado a una infantilización de la población. SE HA IMPUESTO «EL POR TU BIEN» Y «AUNQUE TÚ NO LO ENTIENDAS» Y toda la población hemos hecho una regresión a nuestra infancia , Donde las autoridades e incluso algunos vecinos (que se han creído con derecho), se han convertido en nuestros padres y se han puesto a opinar y decidir nuestros horarios, hobbies, vida social y decisiones.

BAM (IRÁN)

¿Y cómo puede ser que hayamos vuelto tan rápidamente a esta infancia?, ¿no será que es que aún no nos habíamos independizado?.

Cómo estamos viviendo esto, nos habla de nuestras propias historia, condenados a repetirla hasta que seamos personas libres e independientes.

Tabriz (Irán)

¿Yo como era en mi infancia?, ¿era una niña obediente?, ¿me cuestionaba las órdenes?, ¿me independicé verdaderamente de mis padres?. ¿Ellos decidían mi vida? ¿Lo siguen haciendo?.

¿Le debo la vida a mis padres?.

¿Es mi obligación cuidarles?.

¿ hicieron las cosas por mi bien?.

¿Tengo que agradecer lo que me han dado?.

¿Aunque hicieron cosas mal eso me ayudó en la vida?.

¿Qué tengo que llenar sus vacíos afectivos?

¿Acompañarlos por su falta de amigos?.

¿Que una bofetada a tiempo no hace daño?.

Bam (IRÁN)

Si tu respuesta es sí a alguna de las preguntas, y aún a riesgo de ponerme en una diana. Estas serían las respuestas de la buena hija, de la obediente. Y por lo tanto aun estarías en una situación de dependencia. Nuestros hijos e hijas tienen todo el derecho a vivir su propia vida, sin deudas, ni sentimientos de culpa. Tienen el derecho a emanciparse de una vez por todas.

En muchas ocasiones, el hijo cuyos padres «se sacrificaron por él», está condenado a llevar durante toda su vida el pesado yugo del sentimiento de culpa…es más a quien es capaz de sacrificarse de forma entusiasta, no le resultará difícil sacrificar a otros. (Amos Oz)

Cómo reaccionamos a la pérdida de libertades que estamos teniendo, es cómo reaccionábamos en nuestra infancia, tenemos una oportunidad de oro para hacerlo de otra manera. Para LIBERARNOS.

Shiraz (Irán) El guardián de la Mezquita nos riñó por la caída del pañuelo, nos reímos juntas.

ES UNA CUESTIÓN DE SUPERVIVENCIA

…el impulso de seguir la corriente y de pertenecer a la multitud son el caldo de cultivo de los fanáticos…el que adora renuncia a la individualidad. Amos Oz.

Las circunstancias nos están dando una oportunidad de oro para encontrar la paz, para resolver viejos asuntos, para excavar bien adentro. Para ser dueñas de nuestras vidas. Para redescubrir que cuando nacimos ya lo teníamos todo, que éramos seres completos y únicos.

Isfahan (Irán)

Termino con una escena de «LA VIDA DE BRIAN», ya que desde la risa, podremos llevar a cabo, esta revolución silenciosa.

Brian el Salvador se dirige a la multitud.

-¡Todos sois individuales!! Sí, grita la multitud, ¡Todos somos individuales!

-¡Todos sois diferente!, ¡Sí, todos somos diferentes!

Y un hombre, en medio de la multitud dijo,

«YO NO».

ZANZÍBAR, STONE TOWN Y SUS PUERTAS PARA ELEFANTES.

No soy descendiente de esclavos. Yo desciendo de seres humanos que fueron esclavizados.

(MAKOTA VALDINA)

Tras unos días por sus pueblos y playas nos dirigimos a la capital, STONE TOWN. Mi sorpresa fue mayúscula ya que por momentos me parecía estar viajando por Oriente Medio o India. Estrechas calles, zocos, edificios coloniales decadentes , con sus puertas traídas de India, con pomos diseñados en india con la idea en origen de poder detener elefantes. Restos de antiguos palacios de los sultanes Omaníes. Reliquias de un pasado de riquezas e infamia que trajo el famoso tráfico de esclavos y especias. Isla que se pobló con gente de la India, Irán, Omán y otros países aprovechando las rutas comerciales.

Se me erizaba la piel al recorrer los lugares donde se amontonaban miles de personas, celdas donde cada personas ocupaban el mismo espacio y posición que un saco de arroz. Aún se conservan grilletes y otros artilugios y las celdas se presienten como tumbas. Un pasado relativamente reciente en el que no puedes evitar sentir el dolor y en el que te embarga un gran miedo al pensar dónde puede llegar nuestra crueldad.

Se calcula que entre 1830 y 1873 en el mercado de esclavos de Zanzíbar se subastaron unos 600.000 seres humanos procedentes del continente africano.

La catedral anglicana de 1873 se erigió posteriormente a prohibir el tráfico de esclavos, aunque no puedes dejar de sentir la energía que se acumula dentro. Donde ahora se emplaza el altar, es el lugar donde se azotaba a los esclavos para demostrar su fortaleza, en algunos casos hasta la muerte.

Se mantienen varias exposiciones muy bien documentadas con la esperanza de que aprendiendo del terrible pasado podamos evitar volver a repetirlo.

Con el Ramadán, la mayoría de los restaurantes estaban cerrados, aunque en alguno de ellos me cocinaron algo de comida para llevar. Un día nos costó un poco más de tiempo encontrar dónde comer algo y Adrián lo suele recordar como «el día que hizo Ramadán en Zanzíbar».

Los precios de los alojamientos no eran bajos y el Ramadán hizo que en ocasiones tuviéramos que esperar en muchos de ellos durante horas a que llegaran de rezar de la mezquita para negociar un precio. Finalmente encontramos uno que nos encantó. Con doseles y muebles como si se tratara de un barco pirata surcando los mares africanos. Los trabajadores del hotel nos invitaron a romper el Ramadán con ellos y pudimos disfrutar nuevamente de la hospitalidad africana y de su gastronomía mezcla de todo tipo de influencias.

Es una ciudad pequeña, llena de vida doméstica, calles muy vividas, llenas de niños con mochilas y balones y abuelos «a la fresca» . Las tiendas eran de todo tipo, desde las de diseño y souvenires dedicadas a los turistas hasta las tiendas locales llenas de telas de vivos colores y frutas en todas las gamas de amarillos.

Mercado de frutas en Stone Town

El diseño que facilitaba las sombras constantes en sus laberínticas calles, hacían que pudiéramos esquivar el sofocante calor.

Stone Town (Zanzíbar)

Durante el día el ambiente es relajado y a la noche la ciudad estalla en un movimiento acelerado para preparar y llegar al desayuno de Ramadán.

Tras el atardecer nos solíamos ir a cenar a los jardines Forodhani, junto al mar. Lleno de puestos con «pintxitos» a la brasa con todo tipo de alimentos y aunque muchos provenían del mar otros eran muy poco reconocibles, corazones, y otras vísceras ensartadas, bebidas, postres, y chucherías locales con dosis extras de azúcar.

Los potentes focos y pequeños fuegos de los puestos contrastaban con la falta de luz en las calles. Sin embargo esa falta de luz no hace que la ciudad se sienta insegura, como mucho más íntima, como si estuviera iluminada con velas.

Durante el día las horas se nos pasan paseando, participando de los juegos en las calles y del observar tranquilo.

Los edificios van cambiando de colores con la variabilidad de las horas. Y la ciudad se siente como en reconstrucción. Como si el mar la hubiera cubierto y hubiera que limpiarla de algas y salitre. Con andamios de bambú, donde se encaraman sin ningún tipo de sujeción algunos locales, pero con la seguridad y agilidad de quien ya lo conoce.

Las gente sonríe a nuestro paso y es de esas ciudades en las que lo más divertido es perderse, sabiendo que es un circuito casi de «juguete» cuyos límites son sus plazas, playas y las murallas del Fuerte Árabe construído en el siglo XVII por los Omaníes. Damos vueltas por el mercadillo de artesanía de su interior, escaso de visitantes y de variedad. Y nos perdemos una y mil veces hasta tener la sensación de que ya hemos vivido en ella antes.

Junto a los edificios desgastados por el salitre y el tiempo se pueden ver elegantes y cuidados edificios coloniales, con sus balconadas y ventanas colocadas estratégicamente para aprovechar el alivio del viento marino. Edificios aprovechados para funciones administrativas y para mimo de los más pudientes.

Combatimos el calor , con algún que otro baño, en sus playas recogidas, llenas de gente local y algún extranjero «acangrejado», viendo como el atardecer cae, apagando el hambre de las horas finales del Ramadán y el calor africano. En breve partiremos a las tierras altas de Tanzania, al lado del Kilimanjaro. Pero esa ya será, otra historia.

Continuará…

EDEL, VIAJE A IRÁN CON 90 AÑOS

“Nunca interrumpas a alguien que está haciendo lo que tu dijiste que no se podía hacer”.

Amelia Hearthart , La aviadora (1897 – 1937)
Isfahan (Irán)

Me gusta leer sobre viajeras y «trotamundas». En la historia muchas de ellas hicieron viajes largos, silenciosos y arriesgados para su época. Muchas viajaban solas en épocas en las que no era común que una mujer saliera de su hogar. Viajaban en mula, pilotando sus propios aviones, en caravanas, atravesando continentes en sus propios coches, en bicicleta, en barco, a pie… En ocasiones se vestían de hombres para pasar desapercibidas. Algunas lo hicieron por peregrinación, aventura, causas religiosas, por amor, e incluso por apuestas. Algunas escribieron libros y relatos y así nos llegaron sus historias. De otras tantas poco supimos ya que nada se documentó sobre aquellos viajes. Fueron mujeres que desafiaron el «Status Quo» de la época, donde hacerlo de manera diferente era una provocación y un riesgo.

Kashan (Irán)

En nuestra época actual algunas mujeres siguen rompiendo estas reglas generales y se lanzan a vivir aventuras que aún nos siguen sorprendiendo.

Una de estas mujeres es EDEL, animada por su familia, especialmente por sus hijas, Ana, Laura y Cristina, grandes aventureras, lectoras y viajeras, sigue desafiando las normas sociales. Y a punto de cumplir 93 años acaba de volver de otro periplo viajero por Portugal y España este verano. Ha viajado por Europa, EEUU, Asia, Oriente Medio, hasta la remota Vietnam y muchos de estos viajes han sido a una edad en la que la mayoría de la gente de su edad se dedica a otro tipo de viajes mucho más caseros.

Évora (Portugal)

Hace un par de años vi con asombro como se dispuso a emprender un viaje a Irán. La gente celebraba su visita. Fue tratada como una estrella de cine, dada la sorpresa y la alegría que generaba. El pueblo Iraní se caracteriza por su hospitalidad y su apertura hacia los viajeros así que imagino el impacto que causó.

Teherán (Irán)

Un día hablé con ella y compartimos las impresiones de tan interesante viaje. A mi pregunta de qué le pareció el país, me contó que la gente era muy amable y que incluso tuvo una conquista, un chico gordito, no me atreví, me contestó riéndose.

Khasan (Irán)

Viendo las fotos le comenté que parecía una modelo de «Christian Dior», y me estuvo contando que provenía de una familia con un taller de modistas, por lo que siempre le gustó vestir bien y moderna y que en Irán no iba a ser menos.

Montañas de Teherán

Me contaba como el pañuelo de Seda se le caía todo el rato, y que eso generaba situaciones muy divertidas.

Le pregunté qué le gustaría decir a la gente que tiene miedo de viajar allí, y me contó que disfrutó muchísimo, que se cansaba al andar y que tenía que hacer descansos. Pero que es un país hermosísimo, que no decepciona, lleno de arte. Y que siempre tomaba deliciosos y relajados desayunos. Su gente era tremendamente acogedora y amable y que volvería encantada.

Isfahan (Irán)

Irán es un país para viajar muy económico y los alojamientos eran tan confortables, artísticos y lujosos que incluso un día preguntó a su hija si les había tocado la lotería.

Isfahan (Irán)

Edel sigue disfrutando de la vida, es una sabia del momento presente, este verano fue a ver la obra de Penélope en el teatro Romano de Mérida. Ella no cree que haya cosas que ya no pueda hacer por la edad. En eso mucho tiene que ver también su familia que la ayuda y la anima para que las dificultades no sean un impedimento.

Mérida, Agosto 2020

Me dice que cuando está en casa va a cursos de cultura, de cuidar la mente, de inteligencia emocional, de PENSAR COSAS BUENAS ANTES QUE MALAS. Seguramente el viaje es esa escuela, donde nunca se dejan de desmontar creencias y prejuicios. Que de mayor vas perdiendo a la gente, a tus amigos, familia, pero que la vida sigue.

Yo «de mayor» quiero ser como EDEL, con la misma capacidad de asombro, sin miedo de acercarme a lo desconocido. Conectada con el mundo, y con las personas que lo habitan. Ser como Edel la nonagenaria de alma eternamente joven. GRACIAS.

Leyendo a Ana M. Briongos, en Teherán (IRÁN)

«Viajar de joven es muy importante. Se viaja ligero de equipaje y ligero de bolsillo, y se tiene el corazón como una esponja. Los caminos del mundo son una escuela donde se templa el espíritu y se afianzan la tolerancia y la solidaridad …Se aprende a escuchar y a mirar y se aprende también a querer. «

Negro sobre negro- Ana M. Briongos

ZANZÍBAR, el tiempo y los bailarines recolectores de algas.

«Adrián, ¿cómo has dormido? «,»No lo sé, nadie sabe cómo duerme, porque si te dieras cuenta, es que estás despierto.»

Adrián

Zanzíbar se me presentaba en mi imaginación como las islas que soñaba de niña donde iban a caer los náufragos. Con esa mezcla de cárcel y cielo. De isla del tesoro. Donde podías coger los peces con las manos y construir tu casa en la palmera.

Las reinas magas de Zanzíbar

LLegábamos de Luxemburgo, con toda esa sensación de riqueza, previsión, orden inmaculado y un transfer por Alemania donde fui interrogada por la policía sobre si tenía intención de secuestrar a mi hijo. Finalmente tras 18 horas de viaje llegamos al caótico aeropuerto de Zanzíbar.

El áfrica negra siempre se me presenta como inabarcable, como si empezara a viajar de cero. Durante los primeros tres días sé que voy a pagar de más de una u otra manera. Y cuando ya me creo muy lista, me suele caer alguna más, de propina. Como si fuera un pollo cayendo del nido sin saber desplegar sus alas.

DALA DALA (dolar, dolar), transporte local en Zanzíbar

Se combina mi prisa e impaciencia con su buen manejo del tiempo, como bien dice el dicho africano en europa tenéis el reloj, aquí nosotros, tenemos el tiempo.

Los primeros días echo de menos los regateos del norte de áfrica, dándome cuenta de la comodidad de sus reglas, acuerdos y tiempos. En Zanzíbar desde el principio supe que tenía que empezar de nuevo. En este proceso inicial perdí algo de ilusión y de dinero, para comprender nuevamente , que viajar te va a desmontar, como una construcción de Lego.

Mercado de Zanzíbar

Hasta que no consigues entrar en la misma dinámica vas siempre en guardia y hay gente dedicada a «monetizar» tu miedo. Es curioso, porque normalmente no suele ser a quien más le falta, sino el que sabe jugar mejor sus cartas.

Según aterricé en el aeropuerto y tras un regateo largo y extenuante. Logré coger un taxi a un precio excesivo.

El camino como suele ser por estos lares, asombroso, lleno de gente, animales, edificaciones ruinosas, naturaleza que se cuela en todas las rendijas, luz, olores a especias, socavones, colores, turbantes, sonrisas y algunas miradas desconfiadas.

Nos escapamos el niño y yo en pleno junio, como si fuera el viaje de fin de curso donde graduarnos en la titulación de «África». Aterrizamos en un Ramadán caluroso, en una de las islas más religiosas del continente. Niñas y mujeres cubiertas completamente con turbantes y vestidos de colores en imposibles combinaciones. Los niños con grandes sonrisas mientras nos saludaban con vibrantes «JAMBOS» holas.

La isla está explotada para los turistas con hoteles búnkeres donde se presentan a priori pocas opciones de interactuar con los isleños. Llegamos a Jambiani. El ir con un niño sorprende y ayuda. La gente se dirige a él sin miedo e intercambiamos cosas por sus pescados y mariscos que luego nos cocinan en el hotel. Adrián con sus gafas y tubo de bucear ayudaba a los pescadores tirando de las redes. Al atardecer la marea baja tanto, que cientos de personas se adentran dentro con arpones y bolsas a recoger algas y peces atrapados, en infinitos huertos marinos. Entramos con la gente, sorteando erizos de mar y cazando pulpos entre las rocas.

Estrella de Mar en Zanzíbar.

En un momento dado, se lanzaron a cantar y bailar en perfecta sincronización con la marea . El tiempo se detuvo, mientras las olas rompían al fondo en la barrera de coral que estaba a un kilómetro formando una curiosa laguna con la altura de un riachuelo.

Los pescadores iban pasando a Adrián pescados de todo tipo, pulpos, cangrejos, anguilas y extrañas calabazas vivas, sin ojos.

Detrás de los hoteles se encontraban las casas de los pescadores, la mayoría de ellas sin luz ni agua. Poblados donde todo se hacía en la puerta de casa, arreglar las redes, preparar la comida, lavar a los niños… Los «peques» se acercaban continuamente, con sus juguetes hechos con botes de plástico, con su sonrisa y curiosidad constante. Con sus gritos de «Mzungu» blanco, nombre que en su origen era «alguien que deambula», como se denominó a los primeros exploradores blancos allá por el siglo XVIII.

Adrián les causaba extrañeza y querían jugar con él continuamente, hasta el punto de tener que escapar alguna vez a la carrera, rodeado de docenas de niños, hasta que acababa sintonizando con alguno de ellos, más tranquilos, en el lenguaje universal del juego.

Zanzíbar

Los primeros días, la soledad de sus playas me desconcertaba, me asustaba, me hacía sentir incómoda. Conforme pasaban los días lo fui paladeando, mientras la naturaleza me desbordaba. Y mi tiempo empezó a acomodarse al ritmo de las mareas, al de la recogida de caracolas, a las llamadas a la oración y a los tambores con los que se rompía el ayuno.

Zanzíbar

El cielo y el mar se fundían, mientras la jungla lamía la arena. Y sus habitantes se asomaban al atardecer de fuego entre sus palmeras.

Y mientras, Adrián y yo, seguíamos explorando…

Continuará…

SAN JUAN DE LUZ Y LA SOMBRA

Todo lo que nos irrita de otros nos lleva a un entendimiento de nosotros mismos . CARL JUNG

Hace unos días estuve por San Juan de Luz e hice una ruta andando hasta el pueblo de Ghétary en Francia.

Pude comprobar nuevamente cómo los paraísos pueden estar de lo más cercanos. El recorrer los paisajes andando hace que se disfrute sin prisas, saboreando los olores, la conversación pausada y los colores vibrantes.

Iparralde se muestra preciosa, sin disimulos, con sus cambios de vientos y ritmos, como una bailarina caprichosa.

En Francia en estos tiempos inciertos se respira una cierta normalidad, como si la historia del virus fuera un lejano recuerdo.

Durante el fin de semana un tema iba y venía de mi mente como las mareas. Las sombras.

Hace unos días leí un libro de Robert A. Johnson, la sombra del inconsciente.

En él explica que nacemos completos, pero que en el proceso de crecimiento empezamos a dividir las cosas en buenas y malas y empezamos el proceso de la creación de la sombra. Construimos una personalidad con la que sobrevivir y ser aceptados.

Potenciamos las aceptadas socialmente, apareciendo el YO CONSCIENTE, EGO y escondemos EL YO INCONSCIENTE, lo que desagrada, oculto en los rincones oscuros de nuestra personalidad y reprimido por el ego. En realidad las dos partes son necesarias, ya que movernos en equilibrio entre las dos son las que nos dotará de una vida plena. No hay luz sin oscuridad.

Es habitual que lo ocultemos a los demás , el problema viene cuando nos lo negamos a nosotros mismos. Ya que esa sombra la proyectaremos en los demás por la incapacidad de asumir nuestra propia sombra. Para no hacernos responsables de ella.

Ser dueña de la propia sombra es alcanzar un centro sublime, «UN CENTRO INTERIOR»…

«…la tendencia a ver la propia sombra fuera de nosotros, en el vecino, en otra raza o cultura, es uno de los mayores peligros de la psique moderna. En este siglo ya ha provocado dos guerras mundiales y pone en riesgo todos los logros que hemos conseguido en nuestro mundo moderno. Todos censuramos la guerra, pero nuestra sociedad avanza inevitablemente hacia ella . Los que provocan este caos no son los males del mundo, sino la sombra colectiva, a cuya creación hemos contribuido cada uno de nosotros…» Robert A. Jhonson.

Nos movemos creando enemigos para no asumir nuestra propia sombra, lo que detestamos de nuestra propia personalidad. Inventando excusas como identidad y cultura. No dándome cuente que si no resonara conmigo ni siquiera me daría cuenta.

Esto se está haciendo más que evidente en los tiempos que estamos viviendo. Han aflorado los miedos, oscuridades y sombras de una manera imparable y sincronizada. Y esa negación en asumirlo hace que las arrojemos entre nosotros.

«ACEPTAR Y HACER HONOR A NUESTRA PROPIA SOMBRA ES UNA IMPORTANTE MISIÓN, PORQUE GRACIAS A ELLO SE ALCANZA LA PLENITUD, Y ES LA EXPERIENCIA MÁS IMPORTANTE DE TODA UNA VIDA. Robert A. Jhonson.

Vivimos tiempos inciertos, complicados y grandes pérdidas, pero a su vez, todo esto, nos está trayendo, grandes aprendizajes.

PIRINEOS Y LA PARADOJA

Este año 2020 se está caracterizando por romperme todos los esquemas. Un año de grandes descubrimientos , de exploración de entornos inexplorados.

Acabo de cumplir 45 años y tengo la sensación de que estoy viviendo mi mejor momento. Seguramente al leer esto os podéis echar las manos a la cabeza. Ya que este año no se está caracterizando por traer prosperidad y placidez aparentemente.

Se me cortaron las alas para los viajes que tanto amaba, un trabajo en ciernes que me apasionaba e incluso tuve que cambiar de casa.

Todos mis planes tirados por los aires.

Me sorprendí el día de mi cumpleaños sin deseos. Cómo era posible, con todo lo perdido, con las ganas de retomar tantas cosas.

Pero sólo podía pensar una cosa, estoy en mi mejor momento.

¿Y por qué digo esto?? ¿Será que me falta oxígeno, que estoy en negación, que he alcanzado la iluminación…?

En realidad creo que por fin voy entendiendo las reglas del juego de este apasionante viaje al que llamamos vida.

LO IMPORTANTE ES MANTENERME COHERENTE, SENTIR QUE ESTOY HACIENDO LO QUE QUIERO.

LO QUE ME RODEA NO ES NI BUENO NI MALO, QUE LO IMPORTANTE ES OBSERVAR DESDE UNA DISTANCIA EMOCIONAL.

PIRINEOS HUESCA

LA CLAVE ES FLUIR, ACEPTAR, DISFRUTANDO DEL CAMINO.

Ordesa

A VECES TOCA IR CUESTA ARRIBA, PARA DESCUBRIR NUEVOS PAISAJES.

PANTICOSA

COMO DICE ROBERT A. JOHNSON HAY QUE SABER VIVIR EN LA PARADOJA, SI HACE SOL BIEN, Y SI LLUEVE TAMBIÉN.

ORDESA

ACEPTAR LA SOMBRA DE MI INCONSCIENTE QUE LA MAYORÍA DE LAS VECES ME HACE VIVIR AUTOMATIZADA.

PANTICOSA

TODO LLEGA PARA MI APRENDIZAJE, PORQUE ESTOY PREPARADA, SIN IMPORTAR EL RESULTADO.

Ordesa

LA NATURALEZA ES PERFECTA, COMPLETA Y BELLA, Y YO SOY PARTE DE ELLA.

NO HAY PROPÓSITO EN LA VIDA.

LAS CREENCIAS, OPINIONES Y JUICIOS NOS SEPARAN.

Panticosa

PARA VIVIR, SÓLO TENGO QUE RESPIRAR GRANDE Y LENTO.

Cascada de Sorrosal

ESCUCHANDO EL CORAZÓN Y APAGANDO EL RUIDO DE LA MENTE.

VIAJAR CON NIÑOS

VIAJAR CON NIÑOS

Egipto

«TODO NIÑO ES ARTISTA, EL PROBLEMA ES CÓMO PERMANECEMOS SIÉNDOLO UNA VEZ QUE CRECEMOS»

Pablo Picasso

Egipto

Una de las preguntas más habituales es cómo he podido viajar teniendo un niño.

Colombia, Eje Cafetero

Como si tener un hijo hiciera que automáticamente, sufrieras un síndrome desconocido que te recluye en parques a menos de cinco kilómetros de tu domicilio.

La verdad es que no fue algo programado, se dio de forma natural.

Marruecos

Al mes de nacer fuimos a lagos de Covadonga en Asturias, y a los cinco meses ya cogió su primer vuelo a Lanzarote.

A sus siete años y tras divorciarnos, empezó a alternar los diferentes estilos de viajes de sus padres.

Empezamos a ampliar horizontes y antes de los diez años ya había estado en cuatro continentes.

Zanzíbar

Desde sus siete años hemos pasado normalmente los meses de diciembre , abril, junio y julio, en algún destino lejano. El tener la suerte de pasar tanto tiempo en algunos países nos ha podido poder viajar lento, participando de la vida comunitaria.

En el colegio al principio no nos solían poner muchos problemas aunque conforme fue creciendo se dieron algunas dificultades.

Colombia

Hay un miedo irracional a hacer las cosas de manera diferente. Y las enseñanzas de viajar y vivir distintas realidades no es algo que se comprende a nivel general.

Tanzania

Pese a todas las trabas durante estos años hemos ido surfeando las dificultades y echando la vista atrás no dejo de asombrarme de todo lo recorrido.

Me maravillo de todo lo que hemos vivido juntos, de los miedos desprendidos, de la bellezas de la que hemos disfrutado y de la suerte de encuentros que hemos tenido.

Egipto

También hemos aprendido de lo incómodo, del cansancio, de los enfados y los días malos, de lugares y situaciones que nos nos gustaban y de los inquietantes mosquitos que invaden mil paraísos.

La educación tradicional siempre la sentí como algo limitante. Donde los prejuicios y miedos se heredaban. Y la opinión hacia los otros estaban basadas en estereotipos y en opiniones mayoritarias.

Tanzania

Descubrí que a los niños no hay que «educarlos» , que sólo se trata de acompañarles. Que no se trata de que teoricemos con ellos acerca de la igualdad y la justicia. Sino de no crearles confusión diciéndoles que hay un nosotros y ellos.

Marruecos

En unos días, bajaremos a nuestro querido Marruecos, si finalmente es posible.

Echa de menos a sus amigos, recoger medusas en botes, los desayunos interminables, acampar en los tejados, las ferias a 2 dirhams, las guerras con pistolas de agua, estar hasta la madrugada tocando los gatos…

Y mientras podamos como podamos, seguiremos VIAJANDO.

Luxemburgo

UN MES DE CUARENTENA, MIEDO A LA LIBERTAD .

UN MES DE CUARENTENA, MIEDO A LA LIBERTAD.

Estos días se cumple un mes desde que se decretó el estado de alarma.

Estoy teniendo mi propio proceso de duelo de mis pérdidas profesionales y personales.

Cuento con el privilegio de tener un techo y los medios suficientes para mantenerme. Y el virus no me está tocando muy de cerca y amigos afectados se van recuperando.

Desde hace un par de días recuperé una rabia repentina que me surgió en los primeros días de confinamiento.

Sé que lo que voy a decir, no es políticamente correcto. Y que vivimos días de pensamiento único y de una cierta anestesia social.

¿QUÉ PASA CON LA LIBERTAD?

Todo surgió un día que fui a una zona relativamente alejada de mi casa, la sensación era la de ser una «delincuente».

Salí de casa y no sentía que hacía nada mal, ya que mi tarea era una de las permitidas.

Me empecé a sentir intranquila y caminaba esquivando a los frecuentes coches y agentes del «ORDEN».

En un momento me pregunté , si entre las prohibiciones estaba también la de sacar fotos.

San Sebastián, confinamiento, RÍO URUMEA

Había muy poca gente por la calle.

Mujeres vestidas como «astronautas» limpiaban los autobuses.

Decenas de policías a moto, coche y a pie, interrogando a peatones y ciclistas.

A la vuelta a casa un coche de policía emitía música y estaba parado en mitad de una avenida, al pasar a su lado vi la palabra «ZORIONAK» en un cartel luminoso y una música de felicitación a todo trapo.

Y de repente toda esta escena se me atragantó.

No quiero cuestionar las decisiones tomadas a nivel político para atajar los efectos fatales del virus, ni criticar la labor de sanitarios ni agentes del «orden».

Lo que sí creo que es importante es ver de dónde viene mi malestar.

Y es que me he dado cuenta, como fruto del miedo a diferenciarme de los demás, a ser discordante, a parecer insolidaria y desagradecida, he apagado mi mente reflexiva.

Y he delegado mi vida, opinión y acción en personas ajenas.

Me he quedado en casa sin cuestionar absolutamente nada.

Me he convertido en una ciudadana obediente a cualquier consigna.

Y en estos escenarios apocalípticos van surgiendo las nuevas creencias «buenistas» universales, y los nuevos «linchamientos» basados en el «nuevo supuesto bien común».

Saliendo la policía vengativa y moralista que habita en cada un@ de nosotr@s.

Buenistas que ahora salen a rastrear a los «nuevos malos ciudadanos», gritando desde las ventanas, convirtiéndose en guardianes morales, en «chivatos».

Cuántas conversaciones en las redes sociales donde se despotrica contra los que salen «todos los días» a comprar el pan, a los que se les ataca con una mezcla de desaprobación y envidia.

Personas que no se cortan en hacer comentarios negativos a madres por llevar a sus bebés al supermercado.

https://www.diariovasco.com/gipuzkoa/recibido-comentarios-negativos-20200401191010-nt.html

Algunos padres han puesto a sus hijos pañuelos azules. Para que no les griten a sus hijos autistas.

Y sí yo también decido que #YoMeQuedoEnCasa» .

Pero no me mandeis Hashtags de «#QuedateEnCasa, #boicotaholanda, o #viajasoloporespaña.

Porque tenemos una historia bastante reciente que nos recuerda LOS TRÁGICOS EFECTOS DE QUE «GENTE BIEN-PENSANTE Y DE VALORES MORALES ELEVADOS» considere que los ciudadanos no podemos decidir y actuar por nosotros mismos.

Y NO, NO HABLO DE POLÍTICOS.

PORQUE ELL@S Y NOSOTR@S SOMOS LO MISMO.

NO HAY NADA QUE HAGAN QUE NO SE REPLIQUE EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN, EN LOS SUPUESTOS EXPERTOS, EN LA GENTE EN MI ALREDEDOR Y EN MÍ MISMA. ESPEJOS INFINITOS EN LOS QUE NOS VEMOS TOD@S REFLEJAD@S.

ASÍ NO ME QUIERO ÓRDENES.

Ni himnos ni banderas a media asta.

NO estamos en guerra. Y No estoy en ningún ejército.

LOS NIÑOS NO SON «POTENTES VECTORES DE TRANSMISIÓN» son personas.

L@s SANITARI@S, son gente que ama su profesión en la mayoría de los casos. Llamándoles héroes les cargamos de PRESIÓN Y MISTICISMO.

Porque a los héroes se les exige dar su vida por la causa, y en el enaltecimiento de las personas está el derribo posterior cuando no hagan lo que la masa ensalzadora esperamos.

ES UNA FALSEDAD de aquí no nos sabemos controlar, o que en nuestros países mediterráneos NO SABEMOS MANTENER LA DISTANCIA SOCIAL.

A ver si es que hay ser «SUECA O SUIZA PARA ENTENDER LOS MENSAJES».

O para entender LA NECESIDAD DE PROTEGERME Y PROTEGER A LOS DEMÁS.

NO QUIERO CENSURA EN LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN, Ni leyes mordaza para manejar la información o lo que ven nuestros ojos. Entiendo que hay leyes que nos protegen de las noticias falsas y desde ahí hay que tratarlo.

Y sabiendo que sólo se pueden deshacer los bulos desde el pensamiento crítico.

https://elpais.com/espana/2020-04-15/el-cis-pregunta-si-hay-que-mantener-la-libertad-total-de-informacion-sobre-el-coronavirus.html

ASÍ QUE NO FELICITEMOS A LOS NIÑOS POR «SU BUEN COMPORTAMIENTO«.

Mientras están en su casa oyendo que son un peligro para sus abuelos. Y no entendiendo por qué los adultos no lo somos.

Ni les digamos QUE CUANDO SEA POSIBLE, «SALDRÁN DE FORMA ORDENADA.

¿Eso quiere decir en filas o de dos en dos de la mano?.

«https://www.europapress.es/epsocial/infancia/noticia-gobierno-trabaja-ninos-salgan-calle-cuando-sea-posible-forma-ordenada-pide-cautela-20200416143124.html

DEJEMOS DE MANEJAR LA EDUCACIÓN DE LOS NIÑOS SIN TENERLOS A ELLOS EN CUENTA. Sin preguntarles que necesitan o qué les gustaría.

Con clases online a las 8 de la mañana y decenas de deberes destinados a llenar horas y espacio. SIN UN OBJETIVO, NI PLAN CLARO DE LO QUE QUEREMOS QUE APRENDAN. Sin tener en cuenta las circunstancias.

Siendo la única preocupación educativa, el seguir COMPARÁNDOLOS- EVALUÁNDOLOS.

Para seguir sumando miembros a la masa de ciudadanos obedientes, con conocimientos estandarizados, pero sin pensamiento cuestionante.

HOY ME TOCA ENFADO, Y MI ENFADO ME CUENTA COSAS.

Y ESTAS SON COSAS QUE NO TRAGO. Enfado que creo que me ha provocado hasta una hernia de hiato.

PORQUE, O VIVIMOS EN EL AMOR O EN EL MIEDO.

Y TODO LO QUE NOS AMENAZA SÓLO SE PODRÁ ENFRENTAR DESDE LA RESPONSABILIDAD.

NO DESDE LA CULPA Y EL CASTIGO.

LA VIDA SÓLO PUEDE SER VIVIDA LIBRE DESDE EL CUESTIONAR MIS DECISIONES, quitando mis automatizaciones.

Y DECIDIR en lo que pueda, en lo que sea consciente.

AUN A RIESGO DE EQUIVOCARME.

Kursaal, confinamiento, San Sebastián.

Y NO QUIERO «CARCELEROS»

QUE ME FELICITEN EN MI CUMPLEAÑOS.

DÍA 21 CUARENTENA, INCREDULIDAD, MIEDO Y AMOR.

DÍA 21 CUARENTENA, INCREDULIDAD, MIEDO Y AMOR.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es IMG_20171216_202316-1024x745.jpg
Sierra Nevada, Santa Marta, Colombia 2017

Casi sin darme mucha cuenta ya estoy en el día 21 de la cuarentena. Si hace dos meses alguien me hubiera contado esto. Hubiera creído que me hablaban de alguna película de ciencia ficción.

Y he aquí cómo la vida siempre me sorprende. Y me enseña una y otra vez, como el cambio es inevitable a lo largo de la vida.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es IMG_20171216_204632-632x1024.jpg
Sierra Nevada, Colombia, Santa Marta

1-INCREDULIDAD

Los primeros días estaba en bastante negación e incredulidad. Me parecían medidas exageradas. Que nos estábamos dejando llevar por el pánico, que era una nueva manera de manipularnos. Impotencia, teorías, en una DURA lucha por entender, asumir y no aceptar lo que llegaba.

Finalmente me he tenido que bajar de mi carro y asumir lo que es, «una gran cabronada».

Cada día que pasa los contagios resultan en gente más cercana. Las pérdidas laborales y económicas más que evidentes. Y la solución a corto plazo en estos momentos, no se vislumbra. Se han caído, proyectos, viajes, ilusiones y trabajos.

Pasé de devorar toda la información a bajar mi dosis de ella. Ya que el exceso de información no hacía más que desequilibrarme y ponerme en una situación mucho más vulnerable.

También la información me llevó a maravillosas lecturas acerca de la resiliencia y los cisnes negros. http://evalunaviajera.com/incertidumbre-patitos-feos-y-cisnes-negros/

Playa Cristal, Colombia 2017

2- MIEDO

En estos días me ha llegado un vídeo de ECKHART TOLLE, siempre que le escucho es como si contestara a todas las preguntas que salen de mi parte más profunda.https://www.youtube.com/watch?v=LrSH0eINOQM

Habla de nuestra dimensión espiritual. De cómo está sustentada. De que si sólo estamos sujet@s al pensamiento conceptual, intelectual, nos dominará el MIEDO, en esta y cualquier otra circunstancia.

«¿QUÉ ES EL MIEDO?, son ciertas formas de pensamiento que proyectamos en algún momento futuro, y ahí no estamos presentes.

Porque si estuviéramos presentes, nos daríamos cuenta de que en este mismo momento, no hay nada que temer. »

Santa Marta, Sierra Nevada, Colombia 2017

» POR LO QUE PENSAR NO NOS AYUDA, SINO QUE PENSAR ACABA SIENDO UN OBSTÁCULO».

LA ADVERSIDAD es una constante en la vida humana, ya que todos los seres humanos sufrimos pérdidas, dolor, sufrimiento, muerte, etc.

Eje Cafetero, Colombia 2017

LA PANDEMIA ES UNA ADVERSIDAD COLECTIVA. Y ESTA ADVERSIDAD QUE SE NOS PRESENTA, ES UNA OPORTUNIDAD MARAVILLOSA QUE NOS OBLIGA A PROFUNDIZAR. A DESPERTAR.

Porque la vida se hace insoportable si solo vivimos en la superficie, eso hace que todo nos afecte. Y que vivamos en ansiedad, en sufrimiento extremo incluso cuando a nosotr@s «NO NOS HAYA PASADO NADA».

POR LO QUE NOS URGE ENCONTRAR EL FUNDAMENTO INQUEBRANTABLE QUE ESTÁ DENTRO DE NOSOTR@S, A TRAVÉS DE LA PRESENCIA CONSCIENTE.

Cuando las cosas nos van bien es muy difícil que vayamos más allá, ya que en la zona de confort no hay despertar. Despertamos cuándo salimos de esa zona cómoda y previsible.

Es importante el Ser consciente de que en este momento presente no tengo nada que temer, ¿voy a contraer la enfermedad? ¿alguien cercano va a morir? ahora esto no está sucediendo.

Y ahí me daré cuenta que «ME HE PERDIDO EL MOMENTO PRESENTE. PERDIÉNDOME EN MI MENTE PENSANTE, EN LA EMOCIÓN QUE SE ME GENERA TRAS ESOS PENSAMIENTOS.»

Medellín, Colombia 2017

3- AMOR

Lo contrario al amor no es el odio, ES EL MIEDO.

DONDE VIVE EL AMOR NO PUEDE VIVIR EL MIEDO Y VICEVERSA.

Lo que habita dentro de mí es EL AMOR.

Tod@s tenemos una herida recibida en nuestra infancia. Y una CORAZA O EGO que construimos para protegernos del dolor por la ausencia de amor de adultos heridos, incapaces de amar bien. Construimos esas máscaras para poder sobrevivir.

Cartagena de Indias, Colombia, 2017

» ES AL EXPRESAR LA EMOCIÓN, AL EXPLICARLA, CUANDO LE DAMOS REPOSO».

YA QUE MATAR AL «EGO» ES IMPOSIBLE, TODO PASA POR «RE-CORDAR», QUE ES VOLVER A PASAR POR EL CORAZÓN, Como dice la propia palabra.

RECORDAR que el amor que albergo dentro es un RÍO CAUDALOSO INFINITO. Y que la falta de amor en la infancia me hizo esconder esa fuerza que siempre estuvo dentro de mí.

RECORDAR, que el AMOR no es algo que viene de fuera, que siempre estuvo, está y estará.

Cartagena de Indias, Colombia, 2017

PORQUE YO SOY AMOR, Y NO HAY ADVERSIDAD, DIFICULTAD, O PROBLEMA QUE ME HAGA OLVIDARLO.

Porque como dice ECKHART TOLLE «Cuando el EGO llora con lo que ha perdido, EL ESPÍRITU se regocija de lo que ha encontrado.

Y todo esto por lo que estamos pasando me ayuda a quitar las corazas con las que creía protegerme.

Eje Cafetero, Colombia 2017

Corazas que no me dejaban ver MI FORTALEZA, EL INFINITO AMOR QUE VIVE EN MÍ. CONSCIENTE DE QUE MI CUERPO ES MORTAL, PERO QUE MI ALMA, ES ETERNA.

Eje Cafetero, Colombia 2017

1 SEMANA DE CUARENTENA; INCERTIDUMBRE, PATITOS FEOS Y CISNES NEGROS.

Cristina Enea, San Sebastián Marzo, 2020

INCERTIDUMBRE, PATITOS FEOS Y CISNES NEGROS.

Hoy se cumple una semana desde el mandato de la cuarentena. Salvo una salida a comprar, he cumplido escrupulosamente con lo ordenado.

Y esto me ha dado tiempo para releer y dar con esas «CAUSALIDADES» en las que parece que todo se sincroniza.

1- Boris Cyrulnik «LOS PATITOS FEOS»

El autor, judío, tras perder a sus padres en los campos de exterminio y un largo camino de sufrimiento desde que tenía cinco años. Se dedicó al estudio de la mente humana. Y se dedicó a adoptar y desarrollar el término «físico» de la «Resiliencia» al campo de la mente.

Explicando cómo una infancia infeliz no determina la vida. Ya que el ser humano tiene la capacidad de recuperarse de todos los traumas, si encuentra las herramientas y vínculos afectivos necesarios para ello.

«RESILIENCIA», es la habilidad para tener un momento de felicidad.

Incluso cuando tenemos una herida en el alma.

Y para poder conseguirlo.Tenemos que encontrarle un sentido para el futuro.

No justificándolo. Ni dándole un sentido en sí mismo.

Sino transformándolo.

Kandovan, Irán 2018

2- INCERTIDUMBRE

En estos momentos, LA INCERTIDUMBRE se ha hecho MÁS QUE EVIDENTE.

Me muevo buscando refugio mental, en el que encontrar sentido a todo lo que está pasado.

No dándome cuenta que la INCERTIDUMBRE siempre está presente.

INTENTANDO CONTROLAR LO INCONTROLABLE.

En este momento necesito VIVIR LO MEJOR QUE PUEDA LO QUE ME ACONTECE.

ENTENDIENDO QUE LA INCERTIDUMBRE ES MI COMPAÑERA DE VIDA.

SABIENDO QUE LA ZONA DE CONFORT ES UNA FANTASÍA SOLAMENTE IMAGINADA.

«En la zona de incertidumbre hay retos, MAGIA, DESAFÍOS, RIESGOS, CREATIVIDAD Y AMENAZAS.

Desde que dejé mi trabajo y vida «convencional» hace nueve años. ASUMÍ QUE VIVIR DE LA MANERA QUE YO QUERÍA, ME HACÍA MÁS LIBRE.

Y que esto no estaba exento de NUEVOS RETOS Y DIFICULTADES. Ocurriéndome situaciones agradables y desagradables.

Este cambio de paradigma hizo que pudiera emprender nuevos proyectos, viajar a rincones soñados, tener nuevas relaciones sociales, cambiar mis rumbos personales, laborales y vitales.

Kandovan, Irán, 2018

3-EL CISNE NEGRO, EL IMPACTO DE LO ALTAMENTE IMPROBABLE. Nassim N.Taleb

Esta misma semana cayó en mis manos un libro con una gran coincidencia en el título y complementariedad con el anterior referido.

He devorado el libro. De lectura complicada. Trayéndome las respuestas que estaba buscando.

¿QUÉ ES UN CISNE NEGRO?

1-UN SUCESO SORPRESIVO, UNA RAREZA.

2-El SUCESO TIENE UN IMPACTO EXTREMO.

3-Y ESTO SE ANALIZA EN RETROSPECTIVA.

NO DÁNDONOS CUENTA DE LA FRAGILIDAD DE NUESTRO CONOCIMIENTO. La fragilidad de nuestras creencias.

Cuarentena, Donostia Marzo 2020

Lo más sorprendente no son nuestros errores de predicción.

Sino la falta de conciencia que tenemos de ellos.

Todas estas lecturas y una «oportuna» lesión de gemelo, me han llevado a una conclusión.

Mi necesidad de parar la mente, de apagar mis creencias, meditar, leer, observar, detenerme, vivir el presente, sin entrar en teorías, predicciones y/o previsiones.

Cuarentena , en casa, Marzo 2020

Y que cualquier esfuerzo en predecir algo.

Es un intento infructuoso de controlar lo incontrolable.

«LO ÚLTIMO QUE HAY QUE HACER CUANDO NOS ENFRENTAMOS A LA INCERTIDUMBRE ES ¨CENTRARNOS¨.

(DEBEMOS DEJAR QUE SEA LA INCERTIDUMBRE LA QUE SE CENTRE, NO NOSOTROS) «. «Nassim N. Taleb»

4- SIGUE IMAGINANDO

La pasada noche tuve multitud de sueños. Durante ellos un pensamiento se abría paso.

«SIGUE TOMANDO DECISIONES. No te pares.

Aunque corras el riesgo de equivocarte»

Y MIENTRAS TANTO.

Sigue IMAGINANDO

«Nunca se consiguen liquidar los problemas, siempre queda una huella.

Pero podemos darles otra vida, una vida más soportable.

Y a veces, incluso hermosa y con sentido.» (Boris Cyrulnik, el patito feo).

PARQUE CRISTINA ENEA, DONOSTIA, MARZO 2020

Y MIENTRAS TANTO …

HOY EMPIEZA LA PRIMAVERA