EDEL, VIAJE A IRÁN CON 90 AÑOS

“Nunca interrumpas a alguien que está haciendo lo que tu dijiste que no se podía hacer”.

Amelia Hearthart , La aviadora (1897 – 1937)
Isfahan (Irán)

Me gusta leer sobre viajeras y «trotamundas». En la historia muchas de ellas hicieron viajes largos, silenciosos y arriesgados para su época. Muchas viajaban solas en épocas en las que no era común que una mujer saliera de su hogar. Viajaban en mula, pilotando sus propios aviones, en caravanas, atravesando continentes en sus propios coches, en bicicleta, en barco, a pie… En ocasiones se vestían de hombres para pasar desapercibidas. Algunas lo hicieron por peregrinación, aventura, causas religiosas, por amor, e incluso por apuestas. Algunas escribieron libros y relatos y así nos llegaron sus historias. De otras tantas poco supimos ya que nada se documentó sobre aquellos viajes. Fueron mujeres que desafiaron el «Status Quo» de la época, donde hacerlo de manera diferente era una provocación y un riesgo.

Kashan (Irán)

En nuestra época actual algunas mujeres siguen rompiendo estas reglas generales y se lanzan a vivir aventuras que aún nos siguen sorprendiendo.

Una de estas mujeres es EDEL, animada por su familia, especialmente por sus hijas, Ana, Laura y Cristina, grandes aventureras, lectoras y viajeras, sigue desafiando las normas sociales. Y a punto de cumplir 93 años acaba de volver de otro periplo viajero por Portugal y España este verano. Ha viajado por Europa, EEUU, Asia, Oriente Medio, hasta la remota Vietnam y muchos de estos viajes han sido a una edad en la que la mayoría de la gente de su edad se dedica a otro tipo de viajes mucho más caseros.

Évora (Portugal)

Hace un par de años vi con asombro como se dispuso a emprender un viaje a Irán. La gente celebraba su visita. Fue tratada como una estrella de cine, dada la sorpresa y la alegría que generaba. El pueblo Iraní se caracteriza por su hospitalidad y su apertura hacia los viajeros así que imagino el impacto que causó.

Teherán (Irán)

Un día hablé con ella y compartimos las impresiones de tan interesante viaje. A mi pregunta de qué le pareció el país, me contó que la gente era muy amable y que incluso tuvo una conquista, un chico gordito, no me atreví, me contestó riéndose.

Khasan (Irán)

Viendo las fotos le comenté que parecía una modelo de «Christian Dior», y me estuvo contando que provenía de una familia con un taller de modistas, por lo que siempre le gustó vestir bien y moderna y que en Irán no iba a ser menos.

Montañas de Teherán

Me contaba como el pañuelo de Seda se le caía todo el rato, y que eso generaba situaciones muy divertidas.

Le pregunté qué le gustaría decir a la gente que tiene miedo de viajar allí, y me contó que disfrutó muchísimo, que se cansaba al andar y que tenía que hacer descansos. Pero que es un país hermosísimo, que no decepciona, lleno de arte. Y que siempre tomaba deliciosos y relajados desayunos. Su gente era tremendamente acogedora y amable y que volvería encantada.

Isfahan (Irán)

Irán es un país para viajar muy económico y los alojamientos eran tan confortables, artísticos y lujosos que incluso un día preguntó a su hija si les había tocado la lotería.

Isfahan (Irán)

Edel sigue disfrutando de la vida, es una sabia del momento presente, este verano fue a ver la obra de Penélope en el teatro Romano de Mérida. Ella no cree que haya cosas que ya no pueda hacer por la edad. En eso mucho tiene que ver también su familia que la ayuda y la anima para que las dificultades no sean un impedimento.

Mérida, Agosto 2020

Me dice que cuando está en casa va a cursos de cultura, de cuidar la mente, de inteligencia emocional, de PENSAR COSAS BUENAS ANTES QUE MALAS. Seguramente el viaje es esa escuela, donde nunca se dejan de desmontar creencias y prejuicios. Que de mayor vas perdiendo a la gente, a tus amigos, familia, pero que la vida sigue.

Yo «de mayor» quiero ser como EDEL, con la misma capacidad de asombro, sin miedo de acercarme a lo desconocido. Conectada con el mundo, y con las personas que lo habitan. Ser como Edel la nonagenaria de alma eternamente joven. GRACIAS.

Leyendo a Ana M. Briongos, en Teherán (IRÁN)

«Viajar de joven es muy importante. Se viaja ligero de equipaje y ligero de bolsillo, y se tiene el corazón como una esponja. Los caminos del mundo son una escuela donde se templa el espíritu y se afianzan la tolerancia y la solidaridad …Se aprende a escuchar y a mirar y se aprende también a querer. «

Negro sobre negro- Ana M. Briongos

ZANZÍBAR, el tiempo y los bailarines recolectores de algas.

«Adrián, ¿cómo has dormido? «,»No lo sé, nadie sabe cómo duerme, porque si te dieras cuenta, es que estás despierto.»

Adrián

Zanzíbar se me presentaba en mi imaginación como las islas que soñaba de niña donde iban a caer los náufragos. Con esa mezcla de cárcel y cielo. De isla del tesoro. Donde podías coger los peces con las manos y construir tu casa en la palmera.

Las reinas magas de Zanzíbar

LLegábamos de Luxemburgo, con toda esa sensación de riqueza, previsión, orden inmaculado y un transfer por Alemania donde fui interrogada por la policía sobre si tenía intención de secuestrar a mi hijo. Finalmente tras 18 horas de viaje llegamos al caótico aeropuerto de Zanzíbar.

El áfrica negra siempre se me presenta como inabarcable, como si empezara a viajar de cero. Durante los primeros tres días sé que voy a pagar de más de una u otra manera. Y cuando ya me creo muy lista, me suele caer alguna más, de propina. Como si fuera un pollo cayendo del nido sin saber desplegar sus alas.

DALA DALA (dolar, dolar), transporte local en Zanzíbar

Se combina mi prisa e impaciencia con su buen manejo del tiempo, como bien dice el dicho africano en europa tenéis el reloj, aquí nosotros, tenemos el tiempo.

Los primeros días echo de menos los regateos del norte de áfrica, dándome cuenta de la comodidad de sus reglas, acuerdos y tiempos. En Zanzíbar desde el principio supe que tenía que empezar de nuevo. En este proceso inicial perdí algo de ilusión y de dinero, para comprender nuevamente , que viajar te va a desmontar, como una construcción de Lego.

Mercado de Zanzíbar

Hasta que no consigues entrar en la misma dinámica vas siempre en guardia y hay gente dedicada a «monetizar» tu miedo. Es curioso, porque normalmente no suele ser a quien más le falta, sino el que sabe jugar mejor sus cartas.

Según aterricé en el aeropuerto y tras un regateo largo y extenuante. Logré coger un taxi a un precio excesivo.

El camino como suele ser por estos lares, asombroso, lleno de gente, animales, edificaciones ruinosas, naturaleza que se cuela en todas las rendijas, luz, olores a especias, socavones, colores, turbantes, sonrisas y algunas miradas desconfiadas.

Nos escapamos el niño y yo en pleno junio, como si fuera el viaje de fin de curso donde graduarnos en la titulación de «África». Aterrizamos en un Ramadán caluroso, en una de las islas más religiosas del continente. Niñas y mujeres cubiertas completamente con turbantes y vestidos de colores en imposibles combinaciones. Los niños con grandes sonrisas mientras nos saludaban con vibrantes «JAMBOS» holas.

La isla está explotada para los turistas con hoteles búnkeres donde se presentan a priori pocas opciones de interactuar con los isleños. Llegamos a Jambiani. El ir con un niño sorprende y ayuda. La gente se dirige a él sin miedo e intercambiamos cosas por sus pescados y mariscos que luego nos cocinan en el hotel. Adrián con sus gafas y tubo de bucear ayudaba a los pescadores tirando de las redes. Al atardecer la marea baja tanto, que cientos de personas se adentran dentro con arpones y bolsas a recoger algas y peces atrapados, en infinitos huertos marinos. Entramos con la gente, sorteando erizos de mar y cazando pulpos entre las rocas.

Estrella de Mar en Zanzíbar.

En un momento dado, se lanzaron a cantar y bailar en perfecta sincronización con la marea . El tiempo se detuvo, mientras las olas rompían al fondo en la barrera de coral que estaba a un kilómetro formando una curiosa laguna con la altura de un riachuelo.

Los pescadores iban pasando a Adrián pescados de todo tipo, pulpos, cangrejos, anguilas y extrañas calabazas vivas, sin ojos.

Detrás de los hoteles se encontraban las casas de los pescadores, la mayoría de ellas sin luz ni agua. Poblados donde todo se hacía en la puerta de casa, arreglar las redes, preparar la comida, lavar a los niños… Los «peques» se acercaban continuamente, con sus juguetes hechos con botes de plástico, con su sonrisa y curiosidad constante. Con sus gritos de «Mzungu» blanco, nombre que en su origen era «alguien que deambula», como se denominó a los primeros exploradores blancos allá por el siglo XVIII.

Adrián les causaba extrañeza y querían jugar con él continuamente, hasta el punto de tener que escapar alguna vez a la carrera, rodeado de docenas de niños, hasta que acababa sintonizando con alguno de ellos, más tranquilos, en el lenguaje universal del juego.

Zanzíbar

Los primeros días, la soledad de sus playas me desconcertaba, me asustaba, me hacía sentir incómoda. Conforme pasaban los días lo fui paladeando, mientras la naturaleza me desbordaba. Y mi tiempo empezó a acomodarse al ritmo de las mareas, al de la recogida de caracolas, a las llamadas a la oración y a los tambores con los que se rompía el ayuno.

Zanzíbar

El cielo y el mar se fundían, mientras la jungla lamía la arena. Y sus habitantes se asomaban al atardecer de fuego entre sus palmeras.

Y mientras, Adrián y yo, seguíamos explorando…

Continuará…

SAN JUAN DE LUZ Y LA SOMBRA

Todo lo que nos irrita de otros nos lleva a un entendimiento de nosotros mismos . CARL JUNG

Hace unos días estuve por San Juan de Luz e hice una ruta andando hasta el pueblo de Ghétary en Francia.

Pude comprobar nuevamente cómo los paraísos pueden estar de lo más cercanos. El recorrer los paisajes andando hace que se disfrute sin prisas, saboreando los olores, la conversación pausada y los colores vibrantes.

Iparralde se muestra preciosa, sin disimulos, con sus cambios de vientos y ritmos, como una bailarina caprichosa.

En Francia en estos tiempos inciertos se respira una cierta normalidad, como si la historia del virus fuera un lejano recuerdo.

Durante el fin de semana un tema iba y venía de mi mente como las mareas. Las sombras.

Hace unos días leí un libro de Robert A. Johnson, la sombra del inconsciente.

En él explica que nacemos completos, pero que en el proceso de crecimiento empezamos a dividir las cosas en buenas y malas y empezamos el proceso de la creación de la sombra. Construimos una personalidad con la que sobrevivir y ser aceptados.

Potenciamos las aceptadas socialmente, apareciendo el YO CONSCIENTE, EGO y escondemos EL YO INCONSCIENTE, lo que desagrada, oculto en los rincones oscuros de nuestra personalidad y reprimido por el ego. En realidad las dos partes son necesarias, ya que movernos en equilibrio entre las dos son las que nos dotará de una vida plena. No hay luz sin oscuridad.

Es habitual que lo ocultemos a los demás , el problema viene cuando nos lo negamos a nosotros mismos. Ya que esa sombra la proyectaremos en los demás por la incapacidad de asumir nuestra propia sombra. Para no hacernos responsables de ella.

Ser dueña de la propia sombra es alcanzar un centro sublime, «UN CENTRO INTERIOR»…

«…la tendencia a ver la propia sombra fuera de nosotros, en el vecino, en otra raza o cultura, es uno de los mayores peligros de la psique moderna. En este siglo ya ha provocado dos guerras mundiales y pone en riesgo todos los logros que hemos conseguido en nuestro mundo moderno. Todos censuramos la guerra, pero nuestra sociedad avanza inevitablemente hacia ella . Los que provocan este caos no son los males del mundo, sino la sombra colectiva, a cuya creación hemos contribuido cada uno de nosotros…» Robert A. Jhonson.

Nos movemos creando enemigos para no asumir nuestra propia sombra, lo que detestamos de nuestra propia personalidad. Inventando excusas como identidad y cultura. No dándome cuente que si no resonara conmigo ni siquiera me daría cuenta.

Esto se está haciendo más que evidente en los tiempos que estamos viviendo. Han aflorado los miedos, oscuridades y sombras de una manera imparable y sincronizada. Y esa negación en asumirlo hace que las arrojemos entre nosotros.

«ACEPTAR Y HACER HONOR A NUESTRA PROPIA SOMBRA ES UNA IMPORTANTE MISIÓN, PORQUE GRACIAS A ELLO SE ALCANZA LA PLENITUD, Y ES LA EXPERIENCIA MÁS IMPORTANTE DE TODA UNA VIDA. Robert A. Jhonson.

Vivimos tiempos inciertos, complicados y grandes pérdidas, pero a su vez, todo esto, nos está trayendo, grandes aprendizajes.