AMOR DEL BUENO 2, LA MATERNIDAD

AMOR DEL BUENO 2, LA MATERNIDAD

Existe una dimensión espiritual en cada relación, cuando dos personas se reúnen, es que el espíritu lo quiere así. (SOBONFU SOMÉ)

 

Febrero está siendo el mes del amor, y como ya vimos en un post anterior de amor del bueno.

Es el mes en el que nació Adrián, hoy cumple once añazos, día tras día veo como el bebé que tuve en aquella soleada y fría tarde de febrero se está convirtiendo en un adulto y como cada vez necesita menos por parte mía, en realidad siento la constatación del primer pensamiento que tuve cuando nació, este niño no es mío, tengo la suerte de poder disfrutarlo y acompañarlo pero no es propiedad mía.

Me sorprendió este pensamiento el día de su nacimiento ya que nunca había pensado acerca de ello, como en los pesados clichés del amor romántico también tenemos de la misma escuela el cliché amor de madre, o traducción «el sentido de mi vida es mi hij@», esto hace que los creamos de nuestra propiedad y que creamos que podemos hacer lo que queramos con ellos. Nos convertimos en seres alienantes desde el minuto uno, les hablamos y les tratamos como no nos atreveríamos a hacer con otras niñas y niños. Ya que creemos que nos pertenecen.

¿LA IGUALDAD SE APRENDE?

Este titular me asalta de un periódico hablando de la violencia de género entre menores, en otra ocasión me sorprende una frase de una amiga donde dice que tenemos que enseñar a los niños igualdad y tolerancia, hay algo en todos estas frases que me revuelve  y no me deja tranquila.

¿Y no bastaría con que los adultos viviéramos esto de verdad???, la igualdad y tolerancia no es algo con lo que nacemos???.

Los niños no entienden de etiquetas ni de diferencias, ellos ven en la diversidad la riqueza, son los miedos de nosotros los adultos los que envenenan este pensamiento libre.

Desde su más tierna infancia les inundamos a mensajes tipo no hables con desconocidos, si te portas mal vendrá el coco, sólo te puedes fiar de los de casa, no vayas con esa o ese por tal o cual, no hagas esto que se van a reír de ti.

DE NIÑOS NACEMOS COMPLETOS, un niño se va a acercar a todo el mundo, desde la curiosidad y el respeto, ellos no entienden de marcas, de fronteras, de colores, de diversidad funcional, de identidad, de complejos, etc. Nacemos sabiendo que somos tod@s iguales, somos los adultos en nuestra parálisis provocada por el miedo los que les inundamos con nuestros prejuicios y terrores acerca del mundo.

He visto como amigos cerca de los cuarenta años no han ido a un viaje  porque a su madre o padre les daba miedo el destino y cómo además me lo intentaban justificar con amor hacia esos padres, y no dudo del amor hacia ellos, pero ,

«¿¿¿¿¿qué tipo de amor es el que damos a nuestr@s hij@s donde no se nos puede cuestionar, donde tienen que asumir nuestros miedos y seguir el mandato divino de la obediencia??? 

 

¿LA IGUALDAD SE APRENDE???, por desgracia se desaprende, yo compruebo en cada viaje con mi hijo cómo él no se cuenta teorías sobre que tod@s somos iguales, él lleva la mirada limpia, no tiene una opinión sobre religiones, culturas, etnias, él mira con los ojos limpios de un niño, a él todo le parece bien , sólo se guía por los actos que encuentra.

Un día me dijo que no quería viajar a países pobres, me sorprendió esta frase, no me pareció que viniera de él, me pareció un juicio de adulto transmitido a un niño, le dije que nunca habíamos estado en ninguno, y me dijo «YA ES VERDAD».

Ha viajado a cuatro continentes , ha estado en sitios con gente que vive una vida muy al límite, ha jugado con niñ@s que no tenían ni unas zapatillas, personas que no teniendo ni para el día siguiente nos has sorprendido con su solidaridad, ha jugado con balones de trapo, empujado coches hechos con botellas, y se ha entendido con tod@s con el lenguaje universal del amor.

Así que dejemos de montar absurdos cursos cursos para enseñar igualdad a nuestr@s niñ@s, empecemos a desaprender los adultos, años de desconfianza , miedo , empecemos a ser el espejo en el que se miren ellos con su propia mirada.

PORQUE NUESTR@S HIJ@S NO SON NUESTR@S, nuestra única misión es protegerles y acompañarles los años de crianza, son como árboles, ell@s van a crecer hagamos lo que hagamos, eso sí tenemos que saber que si los reprimimos y los consideramos patrimonio nuestro, en vez de transformarse en hermosos árboles libres llenos de fruta los convertiremos en pequeños bonsáis a nuestra imagen y semejanza, y eso más que futuro es una condena.

Gracias a Adrián por enseñarme bastante más de lo que yo haya podido aportarte, gracias por tu mirada limpia, por tu paciencia infinita, por enseñarme a ser mejor persona, por perdonarme siempre, gracias por tu abrazo infinito , por recordarme que puedo volver al origen y que cada día puedo empezar de cero. TE AMO.

(Fotos en Sri Lanka, entre todos los niños de las fotos sumaban más de cinco religiones, a ver quién se atreve a adivinar qué creencia ejercía cada uno, todos tan parecidos y todos tan únicos, con el maravilloso lenguaje humano común)

 

SAYONARA BABY

 

 

 

 

SAYONARA BABY

«Hasta el viaje más largo comienza con un solo paso». (Proverbio Japonés)

En unos días me voy a Japón.

¡¡¡¡¡¡¡UUUUUUUUUUUUUUUUUUFFFFFFFFFFFFFFFFFFF! siempre me sale esta expresión cuando estoy a punto de emprender otro viaje conmigo misma. Es un expresión que responde a la combinación de una mezcla de excitación suprema y de pánico por lo desconocido, a veces suelo suplicar a lxs amigxs que no me dejen ir, me entra un especie de miedo escénico que hace que los últimos días antes de partir sean una mezcla de ritmo endiablado cerrando temas y movimiento erráticos como gallina descabezada.

No me resulta raro este previo, es algo así como el precio que debo de pagar por ponerme en marcha nuevamente. Eso sí,  juego con ventaja, porque sé que va a ser fascinante, no siempre las cosas me salen como preveo, ni todo lo vivido es agradable, pero sí compruebo una y otra vez que mis aprendizajes van a ser profundos y transformantes, que me voy a cruzar con gente increíble y que la realidad como siempre supera a la ficción.

Como siempre llevo poco preparado, un bono de transporte, una reserva de una noche para no tener problemas con el visado , algún lugar marcado como imprescindible y saber el cambio de la moneda de destino, sé que no necesito saber mucho más ya que todos mis planes se verán cambiados una y otra vez por las diferentes opciones que me van meciendo a lo largo del viaje. Ya antes de salir ya he tenido varias señales de que este va a ser un camino de aceptación ya que ya he tenido varios imprevistos, como suelo comprobar con los cambios, el camino gira hacia donde él quiere.

He mandado alguna solicitud de coachsurfing, plataforma de intercambio solidario donde la gente te invita a dormir en sus casa, de cuatro solicitudes que he hecho, tres han resultado positivas, la primera una mujer de Osaka, la cual vive con su madre y su gato, y en las descripciones de la experiencia de otras viajeras he leído como es una experiencia extraordinaria, su conversación es muy interesante y el trato es cercano y familiar, a mi solicitud de una noche me respondió que mejor dos para tener más tiempo para charlar y que aunque le dije que el primer día iría a Hotel porque iba a llegar tarde, su respuesta fue que no importaba. En Hiroshima me alojaré con una mujer Chilena de origen Japonés y sus hijas viajeras y en Hakana con otra chica japonesa que está aprendiendo español y que acaba de tener un bebé, en esta primera toma de contacto la sensación no puede ser mejor, con gente amigable con curiosidad y generosidad natural.

Una de las cosas por la que viajo a Japón es para ver cómo es una sociedad en el que se tiene tanto respeto por el bien común, por el bienestar del otro. A su vez también me han hablado de su contención emocional y de otras contradicciones, pero como suelo decir no me creo nada, lo mejor es vivirlo tú misma. En mi experiencia la gente que yo he conocido de origen Japonés siempre me ha parecido entrañable, educada, con una sonrisa y una cordialidad que te desarma.

En su historia han vivido grandes tragedias como guerras, desastres naturales y otras desgracias. Pero es sorprendente como se han reconstruido teniendo la sabiduría de que sólo lo podían hacerlo unidos como una gran comunidad.

En mis planes está Hiroshima y Nagasaki testigos mudos del horror y delirio al que puede llegar el ser humano, encuentro que es además uno de esos crímenes en los que no ha habido una reparación social, histórica, un reconocimiento de la barbaridad que se perpetró en nombre de la guerra,  o un arrepentimiento o disculpa por uno de los peores y más injustos ataques contra la población civil de un país. Incluso además aun se pueden escuchar discursos donde se justifica este vil ataque, y de cómo este ataque protegió al mundo de la violencia y acabó con la segunda guerra mundial, más de un cuarto de millón de personas murieron entre esos dos días y los daños posteriores, ni hay que decir que en medio de enorme sufrimiento la mayoría de las víctimas fueron civiles, los pagadores inocentes de todos estos conflictos. La industria de la guerra con sus miles de justificación y razones erráticas que hacen que el mundo actualmente esté siendo un arsenal de armas nucleares y biológicas en manos de los países que se venden como garantes de la seguridad en el mundo, parece que no hemos aprendido nada.

Durante algo más de un mes me cruzaré con muchas personas y sitios y espero empaparme algo de la sabiduría de un cultura milenaria, donde viven en perfecta armonía la tradición y la modernidad.

Este será un viaje proyecto ya que durante el mismo iré publicando mis experiencias , eventos como la floración de los cerezos el SAKURA, posiblemente recorra unos días un tipo de camino sagrado llamado KUMANO KODO parecido al camino de Santiago aunque como que me suele pasar afortunadamente nada saldrá como tenía previsto. Nos iremos viendo a través de estas líneas, así que , SAYONARA BABY.

EKAI, UN CRIMEN SOCIAL

EKAIN VÍCTIMA DE UN CRIMEN SOCIAL.

 

 

“NO ES SIGNO DE BUENA SALUD EL ESTAR BIEN ADAPTADO A UNA SOCIEDAD PROFUNDAMENTE ENFERMA” JIDDU KRISHNAMURTI

Me despierto con la noticia terrible del suicidio de Ekai Lersundi.

Lo que voy leyendo de la noticia me va indignando por momentos, los titulares atribuyen esta triste situación a la espera de un tratamiento hormonal , a su pelea con el sistema para que se le reconociera, a su solicitud de que se formara a su profesores y entorno escolar en su situación ,etc. David contra Goliat, posiblemente estaba agotado.

No obstante lo que más me llama la atención son las precisas palabras de su ama, donde se me parte el corazón al oírle decir que su hijo ha sido víctima de un crimen social.

Como una cadena de gente se ha reído de él a lo largo de su vida. Cómo fue la lacra del acoso que persigue al diferente, lo que causaba su sufrimiento.

Me sorprende cómo con el amallismo que nos caracteriza en la sociedad en la que vivo se pone hincapié en su situación como la causa de que decidiera acabar con su vida, cómo se pone el acento fuera de nosotros,  en la administración, en los medios, en los servicios públicos, cómo externalizamos la culpa sin hacernos responsables. Y cómo todos nos vamos de rositas sintiendo que no podíamos hacer nada para evitarlo.

Todo esto me ha revuelto el alma y me ha despertado una rabia largamente aletargada, porque esto no es hecho aislado, no es algo casual e improbable, lo terrible es que es algo cotidiano y una medida extrema como es el suicidio de un chaval en realidad es la punta de ese iceberg terrible que se oculta tras un mar en aparente calma.

Esto me ha despertado la rabia que se me despertó con el suicidio del niño Jokin, otro caso claro de crimen social en el cual se destapó una de las grandes tragedias que sufre la infancia el bulling, rabia mantenida por otros casos de niños víctimas de nuestro entorno considerado tan civilizado.

Hoy sigo enfadada, mi amiga María me enseña el vídeo de la maravillosa Mikele Grande, https://www.youtube.com/watch?v=N90A1h3EcKU grande como su propio nombre indica, donde nos da una lección a los adultos, que no mayores , porque tenemos menos sentido común que los “txikis”,  de lo que es entender que las diferencias entre personas es lo que nos enriquece, que las etiquetas son lo que nos separa.

Ekain era un chaval muy querido, al que seguramente cada día le decían lo valiente que era y lo que le querían, es imposible saber el dolor que ahora sienten todos los que le amaban, sus aitas, familia y amigos, un dolor incalculable, infinito. Porque todo este amor a veces no puede con las miradas de los otros, con las risas, con los gestos, porque de todo esto no te puede proteger nadie, sólo el que lo hace.

Me recuerdo diciendo a mi hijo que las palabras y miradas de los que no te quieren no hacen daño, esto es una gran mentira, hasta lo pude sentir en mi propia experiencia, cómo de duro es que te señalen, que hablen de ti, que te juzguen, que te insulten y hagan burla de ti, esto es terrible porque todo ser humano necesita sentirse integrado, querido, estimado, no sólo basta con que no te ataquen, necesitas ser uno más, que las etiquetas que te ponen los demás no te excluyan, que no te juzguen , que no se te trate como una persona señalada, como una excepción, sin ver que en nuestras diferencias está nuestra grandeza.

Y en esto cada uno tenemos una parte de responsabilidad, cuando nos reímos de una burla a alguien, de un chiste racista, machista, de cuando decimos, moro, bollera, sudaca, retrasado, de cuando hablamos de nosotros y de los otros, de los que no se quieren integrar, de cuando compartimos vídeos de gente que atentan a su privacidad, a su integridad, no hace falta ser el responsable de hacer daño directo para ser cómplice de estos asesinatos de guante blanco, la mayoría de los comportamientos excluyentes se extinguirían sin esa mayoría silenciosa, que en su no denuncia se convierten en cómplices de estos actos y lenguajes,  todos somos cómplices cuando no nos acercamos al que sufre , al que está excluido, todos matamos aunque no queramos.

Cuántas ocasiones se nos han presentado en la que hemos presenciado como se destroza a otro ser humano y nos quedamos al margen como si no fuera con nosotros, por miedo a que  nos pase a nosotros.

Aun recuerdo como hace unos días un amigo me contaba cómo la gente sigue haciendo chistes de «maricones» mientras trabaja, mientras todos se ríen como borregos, sintiendo que no hacen daño a nadie. El otro día en un cumpleaños infantil, también oí cómo la gente hablaba de los comentarios despectivos que hacían adultos acerca de un niño autista compañero de clase de algunos de los niños presentes. Y esa mayoría silenciosa, en la que alguna vez hemos sido testigos o parte actuantes todos,  es la que forma esta sociedad a la que criticamos .

Yo no te conocí Ekai y siento que te hemos fallado, esto es irreparable, estarás unos días en las bocas de la gente, nos manifestaremos , se usará el sensacionalismo que nos caracteriza, la gente buscará el morbo, saber más de ti y la gente que te rodea, como en todos los terribles de casos de personas destrozadas por el ataque o la indiferencia social,  pero al final cuando la gente se canse de este tema, sólo quedará el dolor de todo lo que has vivido y el dolor de la gente que tiene que seguir adelante sin ti a su lado.

Y yo como madre que soy aunque nunca podré ni acercarme remotamente al dolor de tus aitas, siento el no haber podido hacer nada y te prometo que no me voy a quedar tibia cuando vea este tipo de complicidades o cuando yo pueda ser partícipe de ellas, porque yo también soy parte del problema, porque mi hijo deberá parte de su libertad a ser quien es gracias a tu lucha y a tu grandeza. 

Cuántos chavales más tienen que sufrir y llegar a este terrible final para que nos demos cuenta que tenías derecho al mismo presente y futuro feliz que perseguimos todos. El que te respeten no es suficiente, también necesitas que te amen, que no te juzguen, que te apoyen, que no se te señale, que seas como los demás, que se te proteja.  que no se te etiquete, y en eso te hemos fallado. Sólo bastaría con darnos cuenta que hay tantas realidades como personas y que nuestro rechazo viene del miedo a que los demás me pongan asimismo etiquetas con las que atacarme,

Y siempre encontraremos a quién señalar por miedo a que me lo hagan a mí, y buscaremos las etiquetas en las que escondernos a tirar la piedra y nuestra basura y la encontraremos, por ser trans, extranjero, lesbiana, negro, pobre, gordo, musulmana, autista, o cualquier etiqueta que queramos encontrar, para no darnos cuenta de que todo daño hecho al otro es un daño directo a a nosotr@s mism@s. Descansa en paz Ekai, descansa.

 

 

AMOR DEL BUENO

AMOR DEL BUENO

Hoy es San Valentín y lo voy a celebrar con buenas amigas.

He abrazado a mi pequeño a la mañana, me he peleado con el coche que no arrancaba, he llevado corazones de gominola a mi amiga y hermana María y también me he recordado a mí misma  que el amor de mi vida soy yo.

Hoy es un día en el que se nos bombardeará con el mensaje social del amor romántico, de que si no tienes “perro que te lama” estás sola y se nos va a recordar por activa y por pasiva que si no tienes pareja sentimental no estás completa, que es el amor lo que te hace digna, lo que te da valor.

Tenía una compañera en el instituto que este día quedaba con el bedel del colegio para entregarse una rosa a sí misma, durante años nos engañó mientras suspirábamos de envidia, en realidad era parte del juego social que aun se mantiene. Esta idea del amor romántico nos mantiene anestesiadas muchos años, pasando la responsabilidad de nuestra felicidad a un supuesto personaje utópico que aparecerá y nos rescatará de nuestras miserables vidas para hacernos sentir las escogidas.

Cuántas parejas conozco que se mantienen juntas por este terror a desaparecer, porque si no estás “ sola”. Y esta es  una palabra que tiene esa connotación de “nadie me  quiere” que hace que nos dé pánico vernos en esa situación.

Cuando la gente me dice que soy una valiente por viajar sola me suelo echar una carcajada, como una vez le oí a un amigo en realidad es lo que más sentido común tiene, con quien vas a consensuar mejor tu ritmo y tu destino. Una vez una madre en el parque me dijo; “ yo no voy sola ni a tirar la basura”, un escalofrío recorrió mi cuerpo, lo limitante que puede ser esto .

Así que hoy os invito a hacer un ejercicio que a mí me resulta muy gratificante, si hoy no tienes plan de esos de mirarse con ojos de besugo mientras os contáis en pareja eso de que lo vuestro es diferente,  hazte un gran plan con el amor de tu vida y vete sola al cine, a tomarte un café, a darte un masaje,  a pasear, y después  tómate algo con la gente que quieres y que te quiere porque te aseguro que tú ya eres completa, que las medias naranjas se oxidan, que tú eres maravillosa , por el mero hecho de existir. FELIZ DÍA.

«LAS OPINIONES SON COMO LOS CULOS. TODOS TENEMOS UNO.»

            LAS OPINIONES SON COMO LOS CULOS, TODOS TENEMOS UNO.

Esta gran frase de la película (El novato) de Clint Eastwood lo dejaba claro, el problema de las opiniones es cuando nacen del juicio, lo más triste de ello es que encima estas opiniones vienen heredadas, del entorno, familia, prensa, etc. , como dicen mis queridos amigos de http://chiquillosyenelcampo.org/ , NI CULPABILIZAR NI JUSTIFICAR  SÓLO ENTENDER PARA INTERVENIR. 

MI PRIMER APRENDIZAJE  FUE QUE EL VIAJE  ERA UN LIBERADOR DE PREJUICIOS

El viaje es fatal para los prejuicios, el fanatismo y la estrechez de miras, y debido a esto muchos de los nuestros lo necesitan como medicina. Para adquirir perspectivas amplias, cabales y compasivas sobre los seres humanos y las cosas,  uno no puede vegetar en un rinconcito del mundo toda su vida.

Mark Twain, los inocentes en el extranjero (1869)

Qué más se puede añadir a las sabias palabras de Mark Twain hace ya un montón de años, aunque tristemente de clara actualidad.

Cuando yo empecé a viajar no contábamos con toda esta revolución que ha representado internet, se llegaba a los sitios como si fuéramos las primeras personas en verlos, aun recuerdo mi entrada en Edimburgo allá por el año 1999 mi cara de impresión al descubrir esa ciudad de cuento, no podía cerrar la boca por el asombro y el frío. Y cómo seguí con esa capacidad de asombro durante los nueve meses que pasé por este fascinante país, llegar a la isla de Sky para mí fue como si hubiera ido a la luna, creo que nunca dejé de asombrarme. Sus gentes me enamoraron desde el primer minuto y viví una de las experiencias vitales más bonitas de mi vida.

Los tiempos han cambiado mucho, se llega a los sitios con rápidos resúmenes de qué ver, qué cuesta todo, lo imprescindible, lo reseñable, lo más votado y consecuentemente baja el nivel de sorpresa, porque hemos visto mil imágenes, con sus retoques contrastes de luz y a veces la realidad supone una decepción. Por eso no suelo ver fotos de los sitios que voy a visitar aunque cada vez es más difícil no tener imágenes previas de lo desconocido.

Lo que parece que no cambia con el tiempo y se ha quedado congelado es el tema de los prejuicios,  , es asombroso como esa maravilla de las nuevas tecnologías que se suponían que iban a acercar al mundo y a hacernos entender que todos nos parecemos y que somos uno se ha transformado en una gran bolsa donde los prejuicios y opiniones se propagan y se repiten sin ningún cuestionamiento.

Decía el maravilloso Jose Luis Sampedro:

No hay libertad con fraternidad e igualdad si el pensamiento no es libre. (José Luis Sampedro)

 

Y que por ello la democracia es un gran fraude donde los que mandan nos manejan a los demás cual borregos, el tema de los prejuicios y fanatismos es algo que se sigue propagando, va cambiando de forma y objetivos pero sigue funcionando igual que en tiempos previos.

Me sorprende que todo el mundo tiene opinión de todo, de países, religiones, culturas etc, y opinan libremente de ello, sin nunca haber tenido contacto con gente de estos sitios, son opiniones elevadas a universales, porque la mayoría lo valida, porque lo dicen en la tele y porque un amigo me lo contó, casi nadie se lo cuestiona. A mí también me pasa y me cuento cosas ilógicas que cuando rasco un poco me doy cuenta que nacen de miedos y prejuicios.

Muchas veces cuando me preguntan por qué viajo, contesto con una gran frase de mi amigo y maravilloso  escritor de viajes…

Nelo,  «porque no me creo nada» «http://viajaorevienta.blogspot.com.es/2014/04/por-que-iran-porque-no-me-creo-nada.html,

y gracias a mucha gente que se cuestionó estos totems sagrados repetidos y replicados por amplias mayorías, descubrí la cálida hospitalidad musulmana, la alegría de vivir latinoamericana, las voces autocríticas norteamericanas, la rebeldía de las mujeres iraníes, la generosidad africana, y mil experiencias más que sacudieron años de mensajes erróneos, basados en el miedo y en la necesidad de los dirigentes de buscar enemigos comunes para tener manga ancha en el recorte de nuestras libertades.

A veces me preguntan de qué nació el blog y una de las razones qué primero me vienen a la mente, es para enseñar esa otra cara de los países, la cara que no quieren que veamos, porque si no nos tuviéramos miedo unos de otros se acabaría el gran negocio que maneja el mundo, que es el negocio de la guerra, de los conflictos, el negocio de proteger fronteras haciendo creer a la gente que dentro se está seguro, y sin contarnos que nos suelen doler las mismas cosas y que a mí siempre me cuidan como si fuera alguien de su propia casa.

Vergüenza me da cuando vuelvo y veo que en nuestro caso no es recíproco, la gente a veces me hace preguntas tales como, ¿y había gente buena en ese país?, ¿es seguro?,¿la gente sufre como nosotros?,  como si nosotros hubiéramos decidido que para ser nosotros buenos el resto está obligado a ser malo, como si hubiera humanos de primera y otros de segunda, con esa herencia que nos ha dejado años de educación escolar en la que mi valía me venía dada por la competencia con los otros, en el que para ser yo bueno y válido otros no podían serlo, en el que ya en los libros de texto se hablaba de descubridores en vez de conquistadores, de revoluciones industriales y progreso,  ignorando las aberraciones históricas que hemos hecho en los países que yo tanto amo, en el que queda claro nuestra clasificación de países de primer mundo y tercer mundo, orden terrible que establecemos nosotros «los que nos hemos autodenominado civilizados» ¡cuántos años de engaño!.

Así que querido lector y lectora sólo te hago una petición, no te creas nada, ni siquiera me creas a mí , porque esta es mi verdad y mi experiencia, lo único que me gustaría con que te quedaras es con mi ánimo para que te animes a probar, para que hables con esa mujer de pañuelo que te da desconfianza, esa persona de otro color con la que te cruzas cada mañana, que te animes a visitar ese país que te produce tanta curiosidad y del que tan mal hablan, que compartas ritos de religiones que te resultan extrañas, para que como dice Nelo, NO TE CREAS NADA.

ATRÉVETE Y HAZLO NO SÉ LO QUE TE ENCONTRARÁS PERO TE ASEGURO QUE NO SALDRÁS DECEPCIONAD@.